Taquillas inteligentes para las comunidades de vecinos en la nueva era Smart.

227
Taquillas inteligentes

CITIBOX ha señalado cinco claves que deberá tener toda vivienda para adaptarse a la vida Smart. Para ello, uno de los principales requisitos para adaptar la vivienda a esta nueva era será disponer de Wi-Fi en las zonas comunes, como las comunidades de vecinos, para reinventar y modernizar los servicios comunitarios. Así, se podrán integrar en las viviendas de la era Smart las taquillas electrónicas.

Actualmente, el 70% de los españoles compra o contrata servicios vía Smartphone en cualquier lugar y momento. Si bien la contratación o compra es fácil, la recepción de ésta suele ser la parte más complicada, de ahí que muchas comunidades de vecinos ya cuentan con las taquillas electrónicas para que sus vecinos reciban sus compras y servicios a domicilio sin necesidad de estar en casa. De este modo pueden recogerlo cuando puedan o quiera; ya sea el pan, recoger el traje recién lavado o, incluso, recibir las compras online. Estas taquillas se han convertido en la integración de la vida Smart a las comunidades de vecinos.

Seguridad en la comunidad de vecinos

Otras de las claves tecnológicas de la vivienda del futuro son los sistemas de vigilancia que, en un futuro, aspiran a basarse en una interfaz común para interconectar a los vecinos. Hasta el momento, las alarmas han sido el principal método de seguridad para los hogares, sin embargo, gracias a la tecnología disponemos de sistemas que podemos controlar desde nuestro Smartphone. Actualmente, existen sistemas que interconectan las viviendas con sus vecinos.

Respecto a la vivienda del futuro desde dentro, varios estudios afirman y la realidad lo corrobora que las casas se gestionarán desde el Smartphone (SmartHome). En un futuro las viviendas combinaran la domótica para conseguir hogares más sostenibles; la iluminación se adaptará automáticamente en función de la luz solar y la presencia de personas; los toldos, persianas y cortinas se abrirán o cerrarán según las condiciones lumínicas, y la temperatura será siempre la idónea, puesto que la calefacción y la climatización se pondrán en marcha en función de la temperatura exterior y de la presencia humana. Sin duda, el reto inmobiliario del futuro se centra en los edificios inteligentes que no únicamente tienen que ver con la domótica sino también en conseguir edificios sostenibles y eficientes.

 

Fuente: Casadomo