Guía de buenas prácticas para el reparto de costes en sistemas térmicos centralizados en edificios multifamiliares

636

La Comisión Europea ha publicado recientemente una nueva guía de buenas prácticas para ayudar a los estados miembros a implementar la Directiva de Eficiencia Energética, en concreto en edificios multifamiliares con sistemas centralizados de calefacción y agua caliente sanitaria. Según la Directiva, estos inmuebles deben contar con dispositivos de medida y repartidores de coste. El manual recientemente editado por la Comisión Europea aporta consejos para la introducción ordenada de la submedición de consumos energéticos.

Gracias a estos equipos, cada uno de los usuarios conocerá su consumo energético exacto y pagará en función de dicho consumo. Con esta medida se quiere fomentar un comportamiento más eficiente y responsable en el uso de la energía, lo que repercutirá en un mayor ahorro en el conjunto del sector residencial europeo.

Una asignación de costes justa y transparente

La nueva guía publicada por la Comisión Europea aporta consejos a las autoridades nacionales, así como a propietarios y administradores de los edificios sobre cómo determinar qué edificios pueden estar exentos de aplicar la directiva europea por motivos de inviabilidad técnica o económica.

La medición individual puede ser usada para ahorrar energía junto con otras medidas de ahorro y eficiencia energética, como, por ejemplo, mejorando el aislamiento o instalando sistemas de calefacción más eficientes.

Tras su primera publicación en junio de 2016, la guía ha sido reelaborada y depurada siguiendo una serie de talleres de trabajo en los que han trabajado representantes de los estados miembros. También se analiza la mejor manera de tener en cuenta el consumo individual de cada uno de los ocupantes del edificio y la eficiencia energética del edificio en su conjunto. Unas reglas de asignación de costes justas y transparentes para cada uno de los ocupantes pueden ser fundamentales para la introducción ordenada de la submedición de los consumos en aquellos edificios donde los recibos energéticos han sido calculados previamente en función de diversos criterios como la distribución de la superficie entre los ocupantes del edificio.

 

Fuente: Eseficiencia