¿QUÉ PASOS DEBE SEGUIR MI ORGANIZACIÓN PARA LLEVAR A CABO UN PLAN DE MEJORA DE LA GESTIÓN ENERGÉTICA EN MI OFICINA?

2186

IP21 Ingeniería Global propone un plan de mejora de la gestión energética en nuestro lugar de trabajo. En primer lugar debemos partir de un conocimiento previo de la situación energética de la organización, tanto a nivel de equipamientos y consumos energéticos como de la disposición de los trabajadores para aplicar diferentes medidas en los diferentes ámbitos de intervención. Una vez contemos con esta información podremos empezar a fijarnos unos objetivos de reducción y establecer las medidas más apropiadas de ahorro y eficiencia energética…

Los pasos a seguir, comentados a lo largo de la Guía, son los siguientes:

Conseguir el apoyo de la Dirección y la implicación de toda la organización. Para que la iniciativa tenga éxito resulta imprescindible contar con la participación de todos los empleados y, sobre todo, con el apoyo activo de la Dirección de la organización.


Designar al responsable del plan de gestión energética. La Dirección de la organización designará un responsable del plan de mejora de la gestión energética o un equipo de trabajo, según considere necesario.


Realización del inventario de los equipos consumidores de energía de la oficina. El primer paso consistirá en recopilar los datos de consumo energético de las instalaciones (facturas y recibos de electricidad, combustibles y agua). Posteriormente se realizará un inventario de todos los equipos consumidores de energía: lámparas, calderas, ascensores, bombas, motores, etc, en el que se recopilarán los datos técnicos más relevantes. En esta etapa será importante revisar el estado del aislamiento térmico del edificio y de las instalaciones, ya que un mal aislamiento puede ser culpable de grandes pérdidas energéticas.

 

Encuesta sobre los hábitos de consumo de los trabajadores. Además de los datos sobre horarios de trabajo, limpieza, etc., será necesario conocer los hábitos de consumo de los trabajadores, para poder calcular mejor los consumos e identificar aquellas pautas de comportamiento que deben de ser modificadas para evitar consumos innecesarios de energía. Para ello se realizará una sencilla encuesta entre los trabajadores de la organización, en la que también se preguntará por la disposición individual para asumir compromisos de reducción de emisiones.

Análisis de los datos inventariados y definición del objetivo de reducción. Con toda esta información ya se puede realizar un estudio energético de la oficina y definir los objetivos de reducción del consumo y de las emisiones contaminantes asociadas, viables pero exigentes, que deberán alcanzarse en un plazo de tiempo determinado.


Selección de las medidas para alcanzar los objetivos de reducción propuestos. La Guía propone un conjunto de medidas de reducción del consumo de energía y las emisiones que se pueden poner en marcha en los centros de trabajo, entre las cuales se pueden seleccionar las más adecuadas para la organización. Estas medidas deberán estar principalmente orientadas a los principales puntos de consumo energético identificados en el inventario.


Elaboración de un Plan de Acción del plan de mejora de la gestión energética de la oficina. Para ejecutar las medidas de reducción es preciso contar con un plan de acción en el que se definan el calendario de actuaciones, los responsables de implantación de la medida, el presupuesto disponible para acometerla y el mecanismo de seguimiento de los resultados.


Seguimiento de los resultados y mejora continua. Para evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos y detectar las posibles desviaciones, se deberá realizar un seguimiento periódico de los indicadores y medidas planteadas.


Comunicación de los resultados conseguidos. La comunicación de los resultados del Plan de Acción a los miembros de la organización es fundamental para mantener elevada la motivación interna y demostrar que el esfuerzo realizado tiene resultados positivos para todos. La comunicación externa también es importante, y puede animar a otras organizaciones a poner en marcha iniciativas similares para luchar contra el cambio climático.

Fuente: IP21