Justificación

179

En la actualidad los proyectos de arquitectura e ingeniería, necesitan de protocolos de trabajo que definan mejor las características de los diversos elementos y sistemas que componen los edificios e infraestructuras, con una metodología que permita actualizar dichos proyectos con las adiciones, modificaciones y reformas que se producen día a día, abarcando dicho proyecto todo el ciclo de vida del edificio: análisis y estudios iniciales, anteproyectos y proyectos de ejecución, la dirección facultativa de las obras, puesta en marcha del edificio y operación del mismo; y a todos los actores que participan del desarrollo del inmueble o infraestructura: propiedad, arquitecto, ingeniería, constructora, usuario…

Además los promotores, cada vez más, están exigiendo que los proyectos aporten análisis más ricos y profundos en cuestiones como consumo de recursos, impacto medioambiental, una mayor exactitud y calidad en la documentación de proyecto, cálculos de ingeniería, estructurales y de costes, así como que la documentación final de obra sea coherente con la realidad construida y que sirva al Facility Management como herramienta para la optimización y mantenimiento, y a ser posible en un solo modelo todo ello.