Ahorro y eficiencia energética en el sector de los supermercados

729

Como ya hemos comentado en otras entradas anteriores del blog, el sector de los supermercados tiene un gran potencial de ahorro ya que estos establecimientos cuentan con equipos que consumen mucha energía, como los equipos frigoríficos y los sistemas de iluminación, los cuales desempeñan un papel vital en el correcto desarrollo del negocio.

Se puede afirmar que el consumo energético en las necesidades de climatización, refrigeración y frío industrial de los supermercados representa el 50% del gasto energético, mientras la iluminación representa un 25%.

La climatización del local es importante por la carga térmica a que está sometido el conjunto del edificio y el posible despilfarro energético debido a apertura de puertas, utilización de equipos o procesos ineficientes, así como a los diversos accesos, teniendo en cuenta la posible falta de aislamiento de la envolvente del mismo.

Las necesidades frigoríficas del supermercado se basan principalmente en el mobiliario frigorífico (vitrinas, murales, etc.) y las diversas cámaras que contienen distintos productos con necesidades de temperatura y humedad variable según los casos, teniendo en cuenta la diversidad de carga simultánea existente dentro de un supermercado, a saber: refrigeración para productos perecederos, positiva en cámaras de congelados y calefacción para usuarios y personal laboral.

Recientemente tenemos un caso de éxito en la cadena de supermercados Caprabo, que ha aplicados distintas medidas en aras a lograr un mayor ahorro energético, sin dejar de lado su compromiso con el medio ambiente.

Los supermercados Caprabo de nueva generación reducen un 20% el consumo de energía gracias a las iniciativas de eficiencia puestas en práctica por la compañía y que responden, adicionalmente, a su compromiso con el medio ambiente, por una parte, y a la mejora de la calidad del producto, por otra. Las medidas de eficiencia energética equivalen a una reducción del 10% de emisiones de CO2. Caprabo se convierte en un referente en sostenibilidad e innovación.

La principal actuación llevada a cabo ha sido el control del frío industrial, que consume el 50% del gasto energético, con el cierre de las puertas de los murales de frío. Con esta iniciativa, Caprabo mejora la temperatura en la tienda y maximiza la calidad de conservación del producto además de disminuir su manipulación.

Otras medidas de eficiencia energética puestas en práctica tienen que ver con la iluminación. Se han sustituido las luminarias por modelos más eficientes y se han instalado controladores automáticos de la iluminación en función de las necesidades.

Para poner en valor las actuaciones llevadas a cabo en frío industrial, Caprabo difunde sus iniciativas entre las más de 300.000 personas que cada día compran en sus supermercados y también entre sus propios trabajadores a través de un procedimiento de buenas prácticas que incide en el compromiso y la necesidad de hacer de las medidas de sostenibilidad una responsabilidad de todos.

 

Enlace Fuente: Construible