Los comienzos con la implantación BIM en el estudio. Nuestra experiencia

403

Una vez asumidas las ventajas, los beneficios, las dificultades, y las posibilidades que aporta la metodología BIM, de las cuales ya hemos hablado en nuestro Blog, toca la tarea de importar esa metodología BIM a nuestro propio estudio, adaptándola a nuestras propias circunstancias.

En primer lugar, hay que tener muy claro que no existe un manual de oro, que nos diga lo que tenemos que hacer en cada momento, ni que decisiones debemos tomar. Es cierto que existen muchos libros, manuales, guías de implantación, asesores y consultores BIM, etc, que nos pueden ayudar a tener una visión general y global del proceso de implantación, pero nadie mejor que el propio director de un estudio de arquitectura o ingeniería, conoce la propia realidad de su organización, en relación a los recursos humanos, técnicos y organizativos de los que dispone. Es el propio director del estudio de arquitectura o ingeniería el que debe liderar el cambio con sus decisiones.

La transformación comienza desde dentro, desde el propio conocimiento.

A comienzos del año 2017, la dirección del estudio toma la decisión que debemos comenzar con la implantación BIM de manera paulatina, creando dentro de la empresa un nuevo puesto dedicado al aprendizaje exhaustivo de BIM. A medida que esta persona va acumulando conocimientos y experiencia mediante el tradicional método ensayo-error, y trabajando en vacío (en proyectos no reales), se va transfiriendo al resto del equipo técnico la experiencia y la cultura BIM acumulada, rompiendo la primera barrera de entrada y siempre la más complicada, la incertidumbre a lo desconocido. Por tanto, esta primera fase, se hace de manera controlada con el claro objetivo de formar y cualificar a una persona para poder ir expandiendo y extendiendo por el resto de la empresa la “cultura BIM”.

Formación y autoformación

En esta segunda “fase”, el resto del equipo técnico que se dedicará a BIM, adquiere la destreza suficiente para el manejo a nivel básico del programa de modelado REVIT. Para ello se asisten a jornadas de formación, se hacen cursos de formación online, y cada técnico dedica un tiempo de su jornada a la auto-formación con los múltiples recursos existentes en Internet. En esta fase se intercambian conocimientos entre los diferentes técnicos, multiplicándose la fuerza del aprendizaje.

Apoyo externo de una consultoría BIM

Una vez que todos los componentes del equipo técnico que se dedicarán a BIM han adquirido un nivel intermedio de REVIT y de la metodología BIM, es el momento de profundizar y trabajar en la metodología “propia” que cada empresa debe crear. Nosotros nos apoyamos en la consultora NorthBIM, que nos brinda el apoyo necesario para poder consolidar conocimientos y preparar nuestro “manual de procedimiento BIM” que encierra la metodología BIM, pero de manera adaptada a nuestro propio estudio de ingeniería.

Enfrentándonos al primer proyecto real.

Una vez que el equipo de trabajo acumuló destrezas, habilidades y conocimiento suficiente en la metodología BIM en general y en el software REVIT MEP (instalaciones) en particular, llegó el momento de enfrentarse al primer proyecto 100% BIM. Para ello se trabajó de manera colaborativa y dinámica con el estudio de Arquitectura BIEME, contando con el asesoramiento externo de NorthBIM. En el proyecto se van cumpliendo con todos los hitos planificados inicialmente y se van cumpliendo las diferentes etapas del proyecto, hasta su satisfactoria finalización y entrega.

Reflexiones sobre la implantación

Como en cualquier orden de la vida, cuando alguien se adentra en un terreno que no conoce, inicialmente se toma una posición defensiva, expectante y de desconfianza. Eso es algo totalmente inherente a la naturaleza humana. Pero todas esas incógnitas y dudas iniciales se van despejando y aclarando cuando uno va recorriendo el camino y se enfrenta a cada problema que se le va planteando, buscando soluciones ad hoc a esos problemas. Este es el camino que conduce al aprendizaje y a la experiencia, probando y ensayando, hasta dar con el resultado buscado.

El proceso de implantación BIM que comenzamos en IP21 Ingeniería a primeros del año 2017 ha sido un camino difícil, complicado, pero a la vez apasionante y satisfactorio. A día de hoy seguimos formándonos y aprendiendo nuevas cosas sobre el mundo BIM, ya que las posibilidades de esta nueva forma de hacer arquitectura e ingenieria son casi ilimitadas, y se debe estar en continuo reciclaje para poder ofrecer a los clientes el mejor servicio posible. Pero no debemos olvidar que BIM es una metodología, no un fin en sí mismo, una metodología que nos permitirá hacer mejores proyectos, con menos errores, en menos tiempo, en definitiva, ser más eficaces en nuestra actividad.

 

Fuente: IP21