Lo que necesita saber sobre la Certificación de Instalaciones Domóticas

914

Entendemos por prescriptor aquél agente capaz de prescribir los equipamientos en la memoria de calidades de una construcción, al participar de una manera u otra en la definición del proyecto. El prescriptor puede ser un arquitecto, una ingeniería, un instalador, o un integrador de sistemas.

El papel del prescriptor es fundamental a la hora de definir la memoria de calidades, ya que permite introducir mejoras tecnológicas a las viviendas que a la larga no sólo van a facilitar una mejora de la calidad de vida de sus propietarios sino que además van a permitir al promotor vender mejor y más rápido las viviendas.

El promotor y/o constructor tiene confianza plena en el prescriptor, que deberá aconsejarle la solución domótica que mejor se adapta al tipo de vivienda, ya sea en tamaño, localización, segmento, etc. Por ello, el prescriptor debe estar bien informado acerca de las ventajas de incluir domótica en memoria de calidades, así como precios y características generales de los sistemas existentes en el mercado.

¿En qué se basa la certificación de instalaciones domóticas?

La certificación de instalaciones domóticas, como toda certificación de producto, está basada en un documento normativo, en este caso en la Especificación AENOR EA0026: 2006 “Instalaciones de sistemas domóticos en viviendas. Prescripciones generales de instalación y evaluación”, elaborada y aprobada por el Subcomité SC205, Sistemas electrónicos en viviendas y edificios, perteneciente al Comité Técnico AEN/CTN202, Instalaciones Eléctricas, de AENOR, ambos secretariados también por AFME.

¿Qué establece la EA0026: 2006?

Establece los requisitos mínimos que deben cumplir las instalaciones domóticas, para su correcto funcionamiento y los requisitos generales para su evaluación.

 ¿Qué niveles de domotización existen? O ¿Cómo se clasifican las instalaciones?

Una clasificación de tres niveles de domotización que se han definido basándose en el principio de alcanzar un nivel considerado “básico” o Nivel 1, “intermedio” o Nivel 2 y el que se corresponde con “excelente” o Nivel 3. Esta clasificación coincide actualmente con la tabla de niveles de CEDOM. (Puede calcular on-line el nivel, en la tabla de la web de CEDOM).

¿Qué instalaciones pueden ser certificadas?

Únicamente podrán certificarse las instalaciones que alcancen como mínimo el nivel 1 de domotización.

 

¿Quién puede solicitar la certificación de una instalación domótica?

Las empresas o autónomos, instaladoras o integradoras de instalaciones domóticas.

¿Pero qué beneficios aporta la certificación de instalaciones domóticas?

Las ventajas que generará la Certificación son:

  •  A Promotores y Constructores: tener la confianza de que una tercera entidad independiente (AENOR) avalará que se ha seguido un código de buenas prácticas (EA0026) durante la ejecución y el mantenimiento posterior, pudiendo incluirlo en la memoria de calidades de la vivienda.
  •  A las empresas instaladoras: les permitirá diferenciarse de su competencia otorgando un valor añadido a su trabajo.
  •  A los usuarios: les garantiza que al adquirir una vivienda con una instalación domótica certificada hay un tercero que ha verificado que esa instalación cumple con la legislación vigente, además de disponer de un manual de uso y un servicio de mantenimiento.

Fuente: IP21